Nuestros hijos el alcoholismo y otras drogas

Se trata de enseñarles a ser capaces de tomar decisiones responsables respecto al consumo de alcohol, e intentar prevenir los casos de abuso ya que, aun en las familias en las cuales los adultos se abstienen de beber, los niños necesitan saber "todo" sobre el alcohol.

El beber les ayuda afrontar los miedos, problemas y las frustraciones en definitiva las situaciones difíciles de esa edad, no les permite desarrollar recursos personales para arreglar las cosas, con lo que frena que la personalidad madure, algo muy necesario en la adolescencia y juventud.

 

Como no pretendemos caer en la monotonía de lo que ya encontraras buscando en google sobre el Alcoholismo, drogas y adicciones, vamos a contar en pocos pasos lo que es la definición de droga y sus efectos en el organismo, los síntomas de la drogodependencia, factores que influyen para iniciarse en el consumo, como la edad, el sexo, la personalidad, relaciones sociales y sus reacciones antisociales producidas por su consumo. También hablaremos de los factores que influyen en su dependencia, biológicos y de personalidad, y como las alteraciones permanentes en el cerebro pueden ser una de las razones por las que se recae con facilidad en el uso de drogas. Hablaremos de cómo prevenir su consumo y terminaremos con las conclusiones más importantes frente a la prevención de las drogas. 

Despues de ver este video apto para que tus hijos comprendan de una manera clara y sencilla lo que son las adicciones, si tienes alguna pregunta, podemos ayudaros a ellos y a vosotros, a aclararlas, déjanos tus dudas.

¿Qué deben intentar hacer los padres, ante esta situación?

El consumo de alcohol está muy extendido entre nuestros adolescentes, sobre todo los fines de semana. Este consumo se asocia en general a un concepto lúdico de ocio, de vida buena. Por eso, y dado que las pautas que rigen el uso posterior del alcohol se establecen en los primeros años, se hace tan necesaria la educación para un consumo responsable del alcohol que evite los abusos y permita una vida saludable en el futuro. Una vida buena tiene que ver con la disposición a actuar responsablemente y cuidar de uno mismo, calcular los efectos de nuestras acciones y comprometerse con unos estilos de vida saludables. Por ello, es fundamental que, durante los años de formación, los padres fomentemos una serie de creencias, valores y actitudes que permitan a nuestros hijos tomar las decisiones adecuadas. Para los niños de 6 a 13 años los padres somos el primer referente. Durante esta época, debemos ser el modelo con quien puedan identificarse, potenciar una buena comunicación y ofrecerles confianza e información clara sobre cómo actuar de forma responsable.

¿Qué esperan conseguir los jóvenes con el alcohol , drogas y otras adicciones?

Como vemos, para los jóvenes las bebidas con alcohol funcionan a modo de pócima mágica, como forma de afrontar los problemas propios de la adolescencia. Según ellos, les ayuda a superar la timidez, a evadirse de las dificultades y conseguir la aceptación de los demás como ya he dicho antes pero es que hay esta la clave: ESPERAN CONSEGUIR ALGO FÁCILMENTE, EN LUGAR DE CONFIAR EN ELLOS MISMOS Y CONSEGUIRLO CON SU PROPIO ESFUERZO.

A medida que los hijos se van haciendo mayores y entran en la adolescencia, quieren gestionar por si mismos su tiempo libre, y les molesta ser cuestionados y supervisados en el modo de organizarse. Además, su tiempo de ocio comienzan a compartirlo con los amigos y acuden a nuevos espacios para disfrutarlo: parques, instalaciones deportivas, centros comerciales, discotecas, etc.

Tienen la necesidad de conocer nuevos entornos, vivir nuevas experiencias y los amigos se convierten en los compañeros ideales para ello. El tiempo libre y el tiempo de ocio de los adolescentes es también un tiempo de preocupación para los padres: sufrimos con la autogestión de nuestros hijos, con sus salidas, con no saber qué hacen y por este motivo es importante que estemos preparados.

Y MUY IMPORTANTE

Cuando expliquemos a los niños y adolescentes los efectos y riesgos del consumo de bebidas alcohólicas, debemos hacerlo con ejemplos cercanos a su vida, no con la imagen del alcohólico (como borracho desaliñado, durmiendo en un banco), totalmente lejana de su experiencia personal ya que no lo tendrán en cuenta, eso no va con ellos, y lo alejará del efecto realista que buscamos.

LA PREVENCION, COMUNICACION Y LAS PREOCUPACIONES DE LOS PADRES

Indiscutiblemente la prevención no es una cuestión solo de la familia, aunque la familia es la que tiene más fuerza con el menor, porque muchas veces la información que necesitan los padres para enfrentar esta situación , de los peligros que no les van a contar ni sus amigos y sus colegas de ocio ni la gente de su edad que le contara las maravillas del consumo pero nunca las consecuencias, que a largo plazo , a corto e incluso a medio plazo pueden traerles.

Evitar que nuestros hijos menores beban es una cuestión complicada. Quizá si hubiera que resumir yo establecería cuatro puntos importantes primero, hablar en familia del tema del alcohol, consecuencias del consumo, etcétera, etcétera, desde que muy pequeños,... para que tengan claro que no es un tema tabú , lógicamente elaborar en la familia, una serie de herramientas útiles para que nuestro hijo entienda que puede contarnos lo que le ocurre. Luego tenemos una etapa complicada, que es la del ocio. Entonces, qué haríamos interesarnos? Por qué a nuestros hijos le puede gustar y generar con ellos un ocio alternativo, tanto en familia, como de manera individual y autónoma y por último muy importante. No conceder privilegios a nuestros hijos, si previamente no han cumplido con una serie de responsabilidades, yo creo que con estas cuatro pautas que no son pocas ni son fáciles y que son general teniéndolas en la cabeza podemos trabajar en la línea de la prevención del consumo de alcohol en menores.

Una de las grandes preocupaciones que vamos a tener todos los padres tienen es el tipo de amigos con el que mi hijo se junta es decir. si yo sospecho que los amigos de mi hijo ese día van a beber que le cuento, ¡¡¡no¡¡¡..... Y desde aquí hay que pensar dos cosas, primero, prohibir es hacer atractivo todo aquello que hayamos prohibido, cuanto más le diga no vayas con este amigo que te va a hacer daño, por mucha razón que tengas ,más ganas va a tener de encontrarse con él, de buscarle .Con lo cual, qué opción nos queda, pues mira, hay muchas situaciones en las que lo que hace el menor es juntarse con un grupo, con el que queda únicamente para salir el sábado por la noche ,e ir de botellón. Cuál es la alternativa .Dile que vengan a casa un día a ayudarle con el examen de matemáticas, dile que vengan hacer un trabajo, dile que pasen un viernes contigo comiendo pizza y jugando a cualquier videojuego que esté de moda en este momento....... pero que suele ocurrir, que no suelen aparecer este tipo de amigos de perfil solamente quedo para contigo los sábados para ir botellón a situaciones como las que estamos hablando tu hijo solo es el que va llegando a la conclusión de que los intereses de este grupo de amigos que te dirá que son los mejores del mundo, que son los que le entienden ,que tú no lo entiendes nada, etcétera, etcétera, resulta, que no le ayudan en matemáticas, que no son capaces de ir al cine ,que no puede quedar con ellos más allá de una única actividad, que es el botellón y el consumo al hilo de todo esto o a la par de todo esto tendremos que ir presentándole alternativas.

Este grupo de amigos y volvemos, por ejemplo actividades de ocio de repente descubro que mi hijo le gusta la posibilidad del tenis o de cualquier arte marcial, que se ponga de moda o cualquier otra actividad que en ese momento le llamé la atención, vamos a decirle que cumpla con ese tipo de ocio, vamos a facilitar que puedan venir sus amigos de clase, por ejemplo, a cenar a casa tranquilamente un viernes ya llevar a cabo otra actividad distinta más allá de la del botellón, íbamos a dejarle que descubra que con estos amigos para contar para un área y para otra, pero no solo para una única cosa que sería el ocio de por la noche con consumo de por medio.

El tema del alcohol dentro de la comunicación familiar y entendiendo que cada edad es distinta y pide o demanda preguntas o cuestiones distintas tiene que estar siempre presente como cualquier otro tema por muy escabroso o tabú que nos parezca para la edad no hay quien piensa todavía que si no se habla no existe pero eso no es verdad, sabemos entre otras cosas porque el acceso a la información actualmente de los niños desde muy pequeños es rápido que nosotros tenemos que ser los que centremos la información que ellos reciben luego porque no aprovechar una noticia que escuchan en la tele una situación que nos escuchen hablando entre padres en un momento dado porque hayan salido de Grupo y cuentes lo que ha hecho determinado niño porque vamos a esperar a que nos pregunté si nosotros somos en realidad, quiénes tenemos que filtrar la información para que ellos luego puedan tener una opinión crítica dentro de todo esto sí es verdad que no nos podemos convertir en padres interrogadores en el padre policía y has visto lo que ha hecho y fíjate y así te ha contado y esta noticia y esto es malísimo y esto es fatal sin que medie ningún tipo de discurso o de diálogo entre los dos. Esto quiere decir puedo aprovechar noticias, puedo leer? La puedo preguntarle que le parece porque siempre para el menor es mucho más fácil hablar en tercera persona de algo que le ha ocurrido a otro de tener que aludir a lo que le ha ocurrido a uno y puede incluso terminar este tipo de comunicación con una opinión mía acerca de lo que me parece la noticia y ahí se incluye nos Por ejemplo que menores estuvieran consumiendo, por ejemplo, no sabía que tuvieras amigos que ya se hubieran iniciado en salir hasta tarde por la noche, quieres que te dé mi opinión al respecto opino que a lo mejor no es el momento de que bebas, por ejemplo no es decir, al final todo lo que le impongamos por carácter y porque las características en este momento de nuestros hijos son esas si se lo imponemos lo rechazan, si permitimos e incluso reconocemos en su discurso la parte que le acerca a la responsabilidad nos permite, no solo y más allá de hablar del consumo sin una cosa que es interesantísima como herramientas y este se produce qué es poder hablar de cualquier cosa en cualquier momento.

Edades de consumo. Menores ni una gota

Las bebidas fermentadas pertenecen a la Dieta Mediterránea Clásica y su consumo moderado puede ser una buena conducta, si bien exclusivamente en el caso de adultos sanos. Los padres deben hacer saber a sus hijos que sólo pueden consumir alcohol una vez que han llegado a la edad adulta, ya que durante la infancia y adolescencia éste puede mermarles su crecimiento físico y cognitivo. Además, deben hacerles comprender que a partir de entonces deben hacerlo sólo con responsabilidad; de otra manera, perjudicarían seriamente su salud. Las personas que se emborrachan lo hacen porque beben sin medida, tienen falsas creencias sobre lo que significa estar ebrio o no se detienen a pensar en las consecuencias. 

 

AYUDANOS A DIFUNDIR ESTOS MENSANJES A TRAVES DE LAS REDES SOCIALES. GRACIAS